agosto 25, 2016

Iglesias

Iglesia de San Joaquín y Santa Ana

En el año 1695 se bendijo solemnemente la iglesia, lo único que resta del antiguo conjunto monástico de la Orden de los Mercedarios. Es de una sola nave con capillas entre los contrafuertes y por su rica decoración barroca, profusión de talla en estuco, elementos ornamentales de hojas, rosetas, castillos, querubes y tenantes, asé como por la abundancia y belleza de su esgrafiado, constituye el mejor ejemplo del barroco exuberante en Segorbe. El exterior presenta un interesante juego de volúmenes y una buena fachada-capilla flanqueada por el campanario, accediéndose al templo mediante pronunciada escalinata. No se tienen noticias del autor, pero por razones estilísticas podría adscribirse a Pérez Castiel y sus colaboradores.

Iglesia de San Martín

Fue construida en el s.XVII, como parte integrante del convento de Monjas Agustinas fundado por el Obispo Ginés de Casanova. Del conjunto destaca el templo, de sobria belleza, como ejemplo de clasicidad prebarroca. Esta iglesia ha conservado sus altares, en talla de madera dorada, asé como muchas de sus pinturas, entre ellas, obras de Ribalta, Castañeda, Huerta, Bayuco y otros valencianos del s.XVII. Se conserva también el antiguo retablo gótico del Beaterio, dedicado a San Martín, que es obra de Jacomart – Rexach.

Iglesia de San Pedro

Es la más antigua edificación religiosa de Segorbe. Consagrada en 1247. En el siglo XVI se la añadió el tramo del actual presbiterio y en el XIX la capilla de la comunión. Apenas conserva su estructura general, correspondiente a los “Templos de reconquista”, con arcos fajones y techumbre de madera en vertiente a dos aguas.

Iglesia de Santa María

Parroquia de Santa Maria de la Catedral, es el único elemento conservado del antiguo convento y colegio de San Pablo, de los Padres Dominicos. Corresponde al s.XVII y merece atención el interior en su estructura arquitectónica, con planta de cruz latina, cúpula y galerías sobre las capillas, a semejanza de la iglesia de los jesuitas

 

Seminario

Las edificaciones corresponden al s.XVII y pertenecieron a la orden de los jesuitas hasta su expulsión en 1771. Colegio y residencia se estructuran en doble ala recayente a la zona de los huertos, cuyo eje está marcado por una gran escalinata rematada en cúpula. Entre éstas y la fachada principal, hay un doble claustro y la iglesia. Destaca todavía hoy ésta, con planta de cruz latina, de una sola nave y tribuna sobre las capillas. El conjunto está dominado por la gran cúpula, con luz propia en el tambor y abundante talla barroca y esgrafiado.

La fachada principal se acopla a la irregularidad de la calle surgida extramuros. En su sobriedad, destacan la portada del templo y la de acceso a la calle. Es adintelada y va flanqueada por columnas corintias y ático enmarcando el gran balcón.

Iglesia de los Padres Franciscanos

De este conjunto arquitectónico destaca el templo, que corresponde a la arquitectura historicista de tipo neogótico cuyo periodo de auge se da todavía en el s.XIX, prolongándose en los primeros decenios del s.XX. Junto a ésta se construyó en el s.XVIII el antiguo Hospital y Casa de Misericordia.